BLOG

Vivir como herederos

Los herederos tenemos que aprender a vivir como herederos. El Señor nos hereda en todas las áreas de nuestra vida. ¡Soy heredero de Cristo!

Dios siempre se mueve en el mundo y en nuestra vida. Por ejemplo cuando nos da una carga, o una experiencia con Él o cuando nos revela algo de Él. 

Cada movimiento que hace, a veces para nosotros es una crisis, pero en buen sentido porque nos ensancha.

En toda la historia de la humanidad siempre ha habido movimientos divinos que estaban acompañados por un pacto. En ellos estaba incluido el amor de Dios.

El pacto no es entre iguales. Él es superior. Él da todo y demanda algo. 

Primer pacto: es el que ocurrió en la eternidad. Entre Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo: fue de redención. 

Segundo pacto: el de Adán. Él sería el administrador y jefe de todo lo creado. La demanda era que incorporar a Cristo, comiendo del Árbol de la vida. Pudiendo disfrutar de toda Su gloria. 

Adán escucha el pacto y no lo quiere. Quiere elegir comer del otro árbol. Todo explota y aparece la muerte, el pecado, el dolor. Todo cae. Ese primer pecado hace que Adán salga del Pacto.

A pesar de todo Dios se sigue moviendo. Él tiene un plan.

Tercer pacto: con Noé. No destruirá Dios más la tierra. Como señal, el Arco iris. Noé tampoco puede cumplir todo el pacto.

Cuarto pacto: con Abraham  “En ti serán benditas todas las naciones de la tierra”.

Quinto pacto: con Moisés “haré de ustedes un pueblo de sacerdotes”.

Los israelitas pensaban que eran elegidos por lo bueno que eran. 

Dios quería mostrar que la nación sería grande porque tenían un Dios Grande. Para mostrar Su grandeza en ellos.

Sexto pacto: con David. “De tu casa voy a traer al Rey”.

El hombre no puede cumplir los pactos. 

El último Pacto: El NUEVO PACTO.

Hebreos 8:6  Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.

Es un mejor pacto y tiene mejores promesas.

Ese nuevo pacto es Jesucristo. La señal es la Cruz.

Este pacto divide a la historia en dos partes. 

Hebreos 12:18-24  18 Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad, 19 al sonido de la trompeta, y a la voz que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no se les hablase más, 20 porque no podían soportar lo que se ordenaba: Si aun una bestia tocare el monte, será apedreada, o pasada con dardo; 21 y tan terrible era lo que se veía, que Moisés dijo: Estoy espantado y temblando; 22 sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, 23 a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, 24 a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.

Dos momentos oscuridad, temor, pero ahora nos hemos acercado a Jesucristo!

No nos acercamos a un lugar de terror (el monte de Moisés). Sino a Jesucristo.

El “no”  es algo terminado y el “sino” es algo que comienza.

“No” es porque finalizaron los otros pactos. Porque exponían el fracaso del humano para poder cumplirlos.

El “sino” es una nueva esperanza. Es Cristo. El Único. 

¿Por qué para los judíos esta cruz era una ofensa?

Porque su experiencia religiosa estaba ligada a los pactos viejos. Vivían bajo la ley, bajo conductas. Daban ofrendas para no morir.

Ahora Jesús viene y dice: “todo eso ya no sirve más”. Ahora lo único que sirve es Cristo muriendo en la cruz.

Enloquecieron, fue un escándalo la cruz. No podían tener revelación de este nuevo pacto.

Cristo es superior a Josué, a Moisés. Este pacto es superior a Los Ángeles… 

Porque Cristo es un pacto mayor.

Los judíos no podían entender este nuevo pacto.

El pacto no se basa en obras nuestras, sino que es el pacto de la gracia. Solo creemos y recibimos. 

En los Antiguos pactos había que ganar y merecer.

Este nuevo pacto está establecido sobre mejores promesas. Son las que nos sacan adelante en medio del conflicto y la oscuridad. Cristo sale por nosotros!

El antiguo pacto eran leyes externas. El nuevo, comienza desde el interior. Cristo comienza a obrar desde adentro. Buscamos adentro al Señor y Él nos guía. Es una vida interna. 

Hay cosas que vamos a tener que dejar atrás, hay un montón de “No”. Algunas las voy muriendo. 

Ej: “Uh tengo que ir a la iglesia”. Pero si vivo la grandeza de ser convocado ya no vivo eso. Disfruto la vida de Cristo moviéndose dentro mío. 

Si leer la Palabra es un rito es un “ No” del otro lado de la Cruz. Si dijimos “acá estoy Señor” ahora Él me llevará a donde Él quiere. Te encontrarás amando la Biblia. 

No hay obligación! Hay anhelo!

Pedro recibe en el aposento al Espíritu Santo. Ve la visión de la sábana con los animales y Dios le dice “mata y come” y Pedro le dice que no puede comer eso.

Al rato se va a la casa de Cornelio, que era gentil. 

Ahí entiende lo de la terraza, que no es solo para los judíos la salvación. 

¡Somos grandes porque el Señor nos habita! 

A veces en ese crecimiento que el Señor hace en nosotros. Nos va a decir Hay Ismaeles que tenés que echar de tu vida o hay Isaacs que te va a pedir. 

Jonás no quería predicar, se lo traga el pez gigante. Es vomitado en la tierra. El pez se sentiría bien cuando lo vomitó. 

El sistema te vomita, el mundo te deja. 

Cuando Israel sale, los egipcios querían sacárselos de encima. No le dieron las joyas por amor. Permitamos que el mundo “nos eche”.

Ejemplo: Cuando no hay causa justificada y alguien dice “no te invito”. Ahí el mundo te está expulsando. La Luz que hay en vos hace que las tinieblas que tienen se vean más grandes. 

El Mundo está muriendo para vos.

Hebreos 12:22  sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles,

Hemos llegado. Estamos parados en Sion, en el nuevo pacto. Llegamos a Cristo a pesar de todo!

2 Samuel 5

Sion representa a Cristo.  Era tierra habitada por el enemigo. Pero David la toma. Se instaló en ese lugar.   Estamos ahí! Hemos llegado.

No solo vivimos en la ciudad de Dios, sino que somos de la familia del Rey de la ciudad. 

Sion es el lugar donde Dios gobierna y no el hombre. 

Somos los hijos del Rey. No somos ciudadanos comunes.  Somos Sus herederos. 

El Pacto lo transformó en un testamento.  Todo lo que recibió a Cristo del Padre, nos fue legado.

Las pruebas son para que Cristo crezca más! 

Para que lleguen a ser hijos adoptivos y podamos administrar todas las riquezas que el Padre ya nos otorgó.

Gálatas 4:1-7   Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre. Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo. Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.

Oseas 14:5  Yo seré a Israel como rocío; él florecerá como lirio, y extenderá sus raíces como el Líbano.

Habla de Cristo, pero también de nosotros: Ustedes por fuera parecen débiles, pero por debajo  hay fuerza. Es Cristo en nosotros.  

Compártelo

Seguime en Instagram

logoweb1

Envíale un mensaje

Auditorios en vivo

Los Auditorios se brindan de manera totalmente libre y gratuita en la calle Beauchef 834, Ciudad de Buenos Aires, Argentina los dias martes a las 17 horas.

También puedes verlos en vivo y en directo a través de nuestras transmisiones online haciendo clic aquí.

Sobre Alejandra

Alejandra Stamateas es, para miles de mujeres y hombres en toda Latinoamérica, una fuente de inspiración, fuerza y ejemplo para poder alcanzar cada una de las metas propuestas.

Ver más

Contactate

info@alejandrastamateas.com

(+54) 011 4924-1690

Beauchef 834
CABA - Argentina

2022 © Alejandra Stamateas. Todos los derechos reservados. Desarrollo web por Impakto Creative.