BLOG

Venga tu reino

Dios es un Rey. Todo rey tiene un reino. Es un Rey de un Reino eterno. 

Él siempre quiso que ese reino se instalara en la tierra. Nos dio Su imagen, Su autoridad y Su Vida. 

Génesis 1:28: Y Dios los bendijo con estas palabras: «¡Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los animales que se arrastran por el suelo!.

Nos da Su autoridad. Someter y dominar.

Cuando Adán y Eva pecan pierden la imagen, la autoridad y la vida divina.

Ahora el ser humano ya no está más en el reino de Dios sino en el de las tinieblas.

¿Cómo nos saca Dios del reino de las tinieblas?

Elige un pueblo. El de Israel. A través de este pueblo trae al Salvador.

El Reino es Cristo y se instala en nosotros. Cristo crece dentro nuestro como una semilla. Nosotros fuimos trasladados al Reino de Su Hijo.

Para entrar al Reino de los cielos tengo que morir. 

Tiene leyes reales este reino y tiene privilegios.

Si me conformo con solo hacer alguna oración o voy pero solo escucho, estoy en el reino pero no quiero el gobierno del Rey.  Hay gente que está en el Reino pero viven una vida espiritual pobre, derrotada.

Cuando te gobierna otra cosa que no es Cristo estás en el reino de las tinieblas.

Otros están llenos de conocimiento. Saben de la biblia. Pero es gente que no está en el Reino de los cielos. 

Tengo que morir a mi gobierno para entrar al Reino de los cielos.

Es todo o nada. Él quiere gobernarnos totalmente. Quiere que le entreguemos todas nuestras llaves. Si solo entregamos algunos aspectos de nuestra vida, no entraremos al Reino. 

La mujer de Lot: 

El Señor le dijo salí y andate a donde te diga. Pero miró para atrás. 

Atrás no hay luz! Es el reino de las tinieblas. 

Mateo 16: 24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

Hay que morir. Mostrame a que tengo que morir, ¿Qué estoy dominando yo aún?

El propósito de Dios es edificar Su reino. El enemigo quiere destruirlo. 

Cuando entro en el Reino porque morí, el Trono me gobierna. Cuando vienen problemas yo estoy cubierto, me cubre el Rey de la gloria.

Si estoy mirando el problema y analizándolo entonces estoy pasando al reino de las tinieblas. Pero si me vuelvo a mi espíritu estoy parado en el Reino de los cielos. Y ahí tengo autoridad para resolver todo.

En el Reino de los cielos las matemáticas no son las naturales, son celestiales. 

En el Reino hay poder: 1 Corintios 2:4: y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder.

Cristo y poder es lo

Mismo. ¡Hablo Cristo y algo pasa! No hay manera de separar Cristo y su poder. 

Dios le entrego Su dominio y autoridad al ser humano. Somos Sus representantes y embajadores del Reino eterno. Tengo la imagen del Señor porque Cristo vive en mí. Y me edifica cada día para que crezca. Y me da toda Su autoridad.

Efesios 4

Si nos salimos del Reino entramos en el de los pensamientos.

La vanidad de los pensamientos, está vacío. Y nos llenamos de pensamientos que no tienen contenido. 

Si me someto a este reino todo mi ser estará en oscuridad.

Todo lo que no haya muerto no puede entrar en resurrección. 

Cada vez que vea que me estoy volviendo el reino de los pensamientos debo volver mi mente al espíritu, invocarlo a Señor.

Solo al invocar saldrán oraciones de Reino que nunca habías hecho.

Mateo 10:19-20: Mas cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar. 20 Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.

No pienses cómo vas a hablar, Si tenés la mente de Cristo, el pensamiento de Cristo va a salir por tu boca.

Depende de uno en qué reino queremos permanecer. Si nos quedamos en el reino de las tinieblas o nos rendimos, dejamos en el altar y entramos en el Reino de los cielos. Ahí está el poder, la autoridad, y los recursos que necesitamos.

Cuando estemos en el Reino de los cielos comenzarás a invocar al Señor, muchas veces en contra de tu voluntad. Querrás volver a pensar en tal cosa, pero volvés a tu espíritu cada vez, salís de ahí, morís a los pensamientos, las palabras… y te pasás al Reino. Ahí comenzás a experimentar paz.

Ester 8:14: Los correos, pues, montados en caballos veloces, salieron a toda prisa por la orden del rey; y el edicto fue dado en Susa capital del reino.

Soy rápido para las cosas del Señor.

El decreto decía que tenían derecho a defenderse. Tengo autoridad para defenderme. 

Lo hace el Espíritu en mi vida.

Compártelo

Seguime en Instagram

logoweb1

Envíale un mensaje

Auditorios en vivo

Los Auditorios se brindan de manera totalmente libre y gratuita en la calle Beauchef 834, Ciudad de Buenos Aires, Argentina los dias martes a las 17 horas.

También puedes verlos en vivo y en directo a través de nuestras transmisiones online haciendo clic aquí.

Sobre Alejandra

Alejandra Stamateas es, para miles de mujeres y hombres en toda Latinoamérica, una fuente de inspiración, fuerza y ejemplo para poder alcanzar cada una de las metas propuestas.

Ver más

Contactate

info@alejandrastamateas.com

(+54) 011 4924-1690

Beauchef 834
CABA - Argentina

2022 © Alejandra Stamateas. Todos los derechos reservados. Desarrollo web por Impakto Creative.