BLOG

Orar es una aventura

Orar es como subirse a una montaña rusa, es una experiencia!
Si estamos con expectativa cuando oramos, entramos en esa aventura!
Cristo está orando constantemente por nosotros. Él es el intercesor.
Ezequiel 22:30   Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se
pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la
destruyese; y no lo hallé.
Dios buscó a alguien que se metiera en la brecha y no lo halló hasta que
vino Cristo!! Ahora no hay más distancia entre nosotros y Dios. No hay
separación. 
Todo está cubierto por la oración del Hijo.
Lucas 22:31-32   Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha
pedido para zarandearos como a trigo;  32  pero yo he rogado por ti, que tu fe no
falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos.
La oración de Jesús siempre está en el medio entre Satanás y tu lucha. Él
está intercediendo. 
¡Gracias x orar por mi Señor!
Cuando escucho lo que Él está orando solo tengo que repetirlo. Somos los
“chusmas del cielo”. Escucho las conversaciones entre el Padre y el Hijo. 
La historia de Lázaro: María le dice: yo sé que todo lo que vos le pidas al
Padre. Él te lo va a dar. Jesús le dice: “tu hermano resucitará”. Él había
orado por eso. 
Tengo que dejar de lado mis oraciones del alma porque lo que Él ora ya
está hecho. 
Para oír la voz de Dios tengo que estar conectado en mi espíritu. Tiene que
haber una unidad en mi espíritu.
A veces oramos la circunstancia “sáname”, “que mi hija consiga trabajo”.
Él no tiene citas a ciegas, Él está formando a Su esposa y quiere nuestra
intimidad, no oraciones al aire, para que escuchemos Su voz y  nos vaya
guiando.

Motivos que el Señor ora:

  1. Que conozcamos y disfrutemos las riquezas que Él obtuvo. Somos
    herederos, esa es nuestra identidad. 
    Éxodo 23:25   Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus
    aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti.
    Lo que Él dice es palabra final.
    Tenemos que aprender a escuchar la voz personal de Dios. Sino oraremos
    cosas que el Señor no nos dijo que oremos. Ser sensibles a Su voz.
  2. Que Cristo se forje en mí. 
    Hay una lucha con el alma que no quiere morir. Tenemos que morir a los
    hábitos del alma, a las emociones. Si no me vacío de mi voz no puedo
    escuchar la de Él. Si no me hay altar, la oración no funciona. 
    Tenemos que morir a la imagen que tenemos de los demás. 
    Morir a la imagen que tenemos de nuestros hijos. A veces oramos al Señor
    con esa imagen (ej: es rebelde), pero Él quiere que oremos como Él los ve.
    Ese es el Cristo que Él está forjando en ellos. 
    Las dos imágenes buenas o malas tenemos que llevarlas al altar. 
    Dios te quiere mostrar lo que Él está forjando en nuestros hijos. Así que es
    gracias Señor!
    También dejá en el Altar la imagen que tenés de vos mismo.
    Ser forjado es oler a Cristo, que cada vez que hablemos, oremos o
    enfrentemos una circunstancia sea Cristo que se está expresando. 
    ¿A quién seguís cuando hay una bifurcación del camino? (Tengo la casa,
    me casé, tengo un gran problema, ahora tengo el auto) Ahí nos damos
    cuenta de si Cristo está forjado o no.  
  3. Que el plan eterno se cumpla y todo gire alrededor de Cristo.
    Todos nuestros hijos son propiedad divina, le pertenecen al Señor.
    Cuando ores no bajes la vara. 

“Señor no te rindas conmigo. Esperame porque te estás forjando en
mi,  yo me voy a rendir”

Compártelo
logoweb1

Envíale un mensaje

Auditorios en vivo

Los Auditorios se brindan de manera totalmente libre y gratuita en la calle Beauchef 834, Ciudad de Buenos Aires, Argentina los dias martes a las 17 horas.

También puedes verlos en vivo y en directo a través de nuestras transmisiones online haciendo clic aquí.

Sobre Alejandra

Alejandra Stamateas es, para miles de mujeres y hombres en toda Latinoamérica, una fuente de inspiración, fuerza y ejemplo para poder alcanzar cada una de las metas propuestas.

Ver más

Contactate

info@alejandrastamateas.com

(+54) 011 4924-1690

Beauchef 834
CABA - Argentina

2022 © Alejandra Stamateas. Todos los derechos reservados. Desarrollo web por Impakto Creative.