BLOG

El camino de la cruz

La cruz es el centro. En la cruz, Cristo le dio fin a todo lo que nos asediaba. Nos dio ahí Su vida.

Gracias a la obra de la cruz, Él pago todas nuestras deudas. 

Salmos 85:10 La misericordia y la verdad se encontraron; La justicia y la paz se besaron.

Vimos en la Cruz el amor del Padre y del Hijo. Se hicieron cargo de nuestra deuda.

Recibí un pagaré que dice que todo está pagado, que soy bendecido, refugiado y heredero. Todo ya está dentro mío. 

¡Nuestro “yo” siempre viene a molestar!. Debo recordarle a satanás que está derrotado por la obra en la Cruz. 

Tenemos que conocer nuestros derechos. Los que Cristo ganó en la Cruz por nosotros. 

Párate en tu legalidad. Investigá la Palabra y los derechos que hay ahí. Es nuestra herencia que nos corresponde.

Entre la muerte  de Jesús y la resurrección, hubo una brecha de tiempo. 

Mateo 26:56 Mas todo esto sucede, para que se cumplan las Escrituras de los profetas. Entonces todos los discípulos, dejándole, huyeron.

En esa brecha los discípulos huyen. 

Juan 16:32   He aquí la hora viene, y ha venido ya, en que seréis esparcidos cada uno por su lado, y me dejaréis solo; mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo.

Son esparcidos.

Tenían miedo. Estaban devastados. No esperaban la Cruz. No querían escuchar a Jesús hablar de la Cruz. Estaban decepcionados.

Eso es lo que le hace la Cruz a nuestra vieja naturaleza. Nos deja confundidos. ¿Y ahora qué?

Ellos habían sido sinceros caminando con Jesús. No se entiende que se hayan ido. 

¡Los milagros que vieron! Vieron cómo echaba demonios. Pero cuando llegó la Cruz todos se dispersaron.

María tenía un secreto, guardaba todo en su corazón. Los discípulos a pesar de saber eso, se fueron. Su fe fue destrozada.

Luego de la caída de Adán y Eva, viene la ley. La ley de aflicción. 

Cada vez que quieran conocer el bien y el mal va a ser con esfuerzo y trabajo. 

¡Pero vino la Cruz y trajo esperanza! 

Hechos 1:4-5 Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

Hay una luz, y se ve en el aposento alto.  Jesús les dice que se queden porque va a mandarles un Consolador. 

No hubo nada firme hasta que vino Jesús y murió en la Cruz.

Nada se va a mantener firme en tu vida si no hay Cruz. La Cruz nos trajo al Hijo resucitado que se metió a vivir en nosotros. Todo lo débil empieza a transformase en fortaleza.

“Cristo en vosotros, la esperanza de gloria”.

¡Él vino como Espíritu vivificante a vivir dentro nuestro!

Lo que cambió en aposento alto fue que vino el Espíritu Santo y se metió dentro de ellos. Ahí vino la fortaleza que viene de Él.

La diferencia está en que Él vive en nosotros. No somos fuertes o capaces  por nuestra a naturaleza humana.  

Antes de la Cruz el Espíritu Santo se movía desde el exterior . Venía y se iba. Luego de la Cruz vino a vivir en nosotros. 

No tenemos esperanza sino es por el Cristo que vive dentro nuestro. 

La esperanza de gloria la experimento así:

  • Cristo tiene que devastar nuestro hombre natural. Tengo que pasar por la Cruz. El tira abajo el puente que una las dos naturalezas. Para que no podamos cruzarnos.
  • Lo va hacer haciendo que pierda la esperanza en nosotros mismos o en otros. Devastando las fuentes naturales que tenemos. 
  • El Espíritu Santo nos va a alertar cuando estemos tocando muerte. 
  • La esperanza de gloria es cuando Dios se posa en nosotros y sienta todo lo que es Él. 
  • Cuando las cosas responden al Propósito Divino. 
  • Es la expresión de Cristo. 
  • Cuando algo que Él quería hacer está hecho, eso es la gloria!
  • Cristo es la obra completa.

En la Cruz dijo: ¡consumado es!

No hay nada que agregarle. No hay que esforzarse en nada. Él se expresa a través nuestro. 

¿Cuál fue el momento más triste de tu vida? Cuando le creemos una acusación a satanás. Cuando nos dice:” Dios está enojado con vos. Osas eso porque Dios no está contento con vos”. Si creíste te fuiste de la gloria. 

“Esa acusación no es verdad”. Esa debe ser nuestra respuesta a satanás. 

No hay acusación. Fue clavada en la Cruz.

También cuando nos ocupamos en nosotros mismos. Ahí tampoco hay gloria. Ese también es el día más triste. 

Volvé a Cristo, todo ha sido pagado, todo ha sido perdonado.

La historia de Lázaro:

Querían torcer el brazo de Jesús. 

Jesús solo pensaba en el plan del Padre, no pensaba ni en Él ni en nadie.

Ni aún María y Marta, con todo su dolor, torcieron el brazo de Jesús. 

Podían decir de Jesús que dejó sola a esa familia que lo amó. Corrió el riesgo de ser incomprendido. Él no pensaba en Él!!

Estamos para cumplirle el plan al Padre. 

Él va a alcanzar su objetivo en tu vida, cada, familia, salud. 

Jesús siempre ve más allá. El final. Ve la gloria  de Dios.

La gloria de Dios no es algo que pueda hacer en nuestra vida, Él pone a Cristo en el lugar de nuestra vieja naturaleza.  Él no remedia nada. 

Lo que Él hace es de la naturaleza Cristo. Es sobrenatural. 

Te vas a levantar por el poder de Su amor.

Compártelo

Seguime en Instagram

logoweb1

Envíale un mensaje

Auditorios en vivo

Los Auditorios se brindan de manera totalmente libre y gratuita en la calle Beauchef 834, Ciudad de Buenos Aires, Argentina los dias martes a las 17 horas.

También puedes verlos en vivo y en directo a través de nuestras transmisiones online haciendo clic aquí.

Sobre Alejandra

Alejandra Stamateas es, para miles de mujeres y hombres en toda Latinoamérica, una fuente de inspiración, fuerza y ejemplo para poder alcanzar cada una de las metas propuestas.

Ver más

Contactate

info@alejandrastamateas.com

(+54) 011 4924-1690

Beauchef 834
CABA - Argentina

2022 © Alejandra Stamateas. Todos los derechos reservados. Desarrollo web por Impakto Creative.