¡Soy la eterna dama en espera!

A veces se nos hace muy difícil entender algunas actitudes o formas de reaccionar de los varones, porque ellos son diferentes a nosotras. En Internet hay muchísimas páginas que hablan sobre cómo conquistar un hombre, cómo entenderlo y cómo tratarlo. Por ejemplo, algunas sugerencias son: No le escribas seguido mensajes de texto. Esperá con prudencia una semana, si él en una semana no te responde, entonces podés escribirle otro mensaje, pero no para reprocharle, sino para llamarle la atención de que estás viva.

Nunca le hagas de madre, no lo retes, porque si le hacés de madre, él va a sentir que no te puede conquistar.

Hacete la ocupada. Cuando él te invite a salir, decile: “No puedo, estoy re ocupada”.

Ahora bien, el gran problema de las sugerencias de las páginas de Internet es que te piden que te transformes en algo que no sos. De pronto, tenés que convertirte en una mujer que no lo va a retar, en una mujer que no va a escribir mensajitos de texto y que tiene toda la paciencia del mundo para esperar que él te conteste el mensaje que le mandaste hace dos meses. En otras palabras, Internet te enseña a que parezcas y no a que seas. Pero yo quiero enseñarte a que seas. ¡Tenés que ser vos misma! Por ejemplo, si no lo podés llamar seguido, si no le escribís treinta y cinco mil mensajes por día que sea porque sos una mujer que está ocupada con otras cosas que también te interesan en la vida además de la pareja. Ahora, si tenés tiempo para escribirle treinta mil mensajitos es porque tenés una vida pobre, y lo que hiciste fue apostar todo a él, por eso te quedás sentada esperando que te responda. Si te cuesta encontrate con él, que no sea porque te estás haciendo desear, sino porque realmente te cuesta encontrar un tiempo para estar con él, porque tenés una vida interesante, porque estás haciendo muchas cosas. Entonces, cuando él te llame para salir, le vas a decir: “Uy, mirá, tal día no puedo, arreglemos para otro”, ¡y ahí te volvés interesante! ¿Por qué? No porque estás actuando, sino porque de verdad tenés una vida maravillosa.

Una pareja no es “el todo” de nuestra vida, es una parte hermosa, sí, pero no es “el todo”. No podemos apostar todo a una pareja y perder nuestra vida por estar con él. ¿Sabés qué es lo que pasa cuando apostás toda tu vida a él? Al principio van a estar bárbaro, van a estar todo el día juntos, van a sentir que son el uno para el otro, pero con el tiempo él va a retomar su vida que ahora dejó “en pausa” para convencerte a vos. Y cuando él retome su vida, vos no vas a tener vida que retomar.

Hay mujeres que son tan tremendamente inseguras que ni siquiera dándose a sí mismas están seguras de que él las ama. Las mujeres solemos ser así, pero es hora que despertemos. ¡Tenemos que aprender a construirnos una vida interesante! Cuando una mujer deja todo por un hombre, va a volverse nada para ese hombre, porque él ya no tiene nada para conquistar. Si le das todo, ¿qué más puede pedir de vos?, ¿qué cosa nueva puede descubrir en vos si no tenés vida propia, si no tenés sueños ni proyectos, si no tenés tus creencias firmes? Ese hombre se va a aburrir. Necesitás saber que el hombre es conquistador, por eso, no vas a hacer un cursito para que te vea ocupada (te estarías entregando otra vez), sino que vas a hacer que tu vida brille, vas a sacar lo mejor de vos, vas a seguir construyendo la hermosa mujer que sos, porque cuando sabés construirte mujer, a tu lado nadie se aburre.

No actúes de “hoy no estoy disponible”. Estás disponible en la medida en que todos tus objetivos están juntos para cumplir tus sueños. Si dejás de lado tu propia vida para estar disponible cien por ciento para el otro, eso te baja valor, porque la mujer siempre disponible para todo el mundo pierde valor. Si el otro tiene una vida interesante, lo va a entender, y van a ir juntos y felices por la vida. Si estás todo el tiempo disponible, bajaste tu valor, porque el otro no tiene nada para conquistar, ya le diste todo, ya él se consumió tu vida, y vos te quedaste sin nada.

Una pareja no es el todo de tu vida, es una parte maravillosa, es algo precioso, es lindo vivir en pareja, pero cuando se vive bien, cuando se sabe compartir, cuando tenemos nuestros espacios personales. Es lindo cuando le podés escribir y también es lindo cuando no le podés escribir, porque estás haciendo un montón de cosas; es lindo cuando él te extraña y vos lo extrañás a él; es lindo cuando el otro no consume tu vida. ¿Te estás transformando en lo que él quiere o estás construyéndote una vida hermosa para vos? Tenés que enriquecer tu vida para que siempre seas una persona a la que alguien quiera conquistar, para que siempre seas una persona a la que alguien quiera seguir e imitar.

¿Te gustó? ¡Compartilo!

 

Sumate al newsletter

Recibí todas las semanas nuestras charlas, mensajes motivacionales, información sobre los nuevos eventos y mucho más.

Contactate

  • Auditorios: Beauchef 834, Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

  • Teléfono: (+54) 011 4924-1690 | 4923-0700

  • Email: info@alejandrastamateas.com

Seguinos